Los 10 espacios de coworking en Barcelona más top

Los 10 espacios de coworking en Barcelona más top

espacios coworking barcelona impact-hub-terraza

En sitandplug de oficinas sabemos un rato y te aseguramos que tan cool como estas las hay pocas. Hemos creado un listado con nuestros 10 espacios de coworking en Barcelona favoritos para ayudarte a encontrar el lugar de trabajo perfecto para tu empresa. Aparte, todos estos espacios ofrecen la posibilidad de alquilar una oficina privada solo para tu equipo. Así, mantendrás la intimidad que buscas y gozarás de la flexibilidad que necesitas. ¿Empezamos?

1. Wojo

espacios coworking barcelona wojo-poblenou-meeting-room

Uno de los últimos operadores en aterrizar en Barcelona lo hace a lo grande: +8000m2 en pleno 22@ distribuido en 6 plantas con más de 900 oficinas privadas, ¡ni tan mal! Se trata del primer centro de Wojo fuera de tierras francesas; Lyon, Lille y París, exactamente.

Al de la Condal lo han apodado su espacio más “mediterráneo” y es que no es para menos: todo un oasis de color capaz de contentar a cualquier empresa. Destaca su comedor en forma de piscina y su espectacular terraza con vistas a toda la ciudad. Si tu compañía busca un lugar de trabajo top, este es el espacio de coworking en Barcelona que estás buscando. Ver más información.

  • Localización: Poblenou
  • Precio: desde 300€/persona al mes
  • Oficinas privadas: ideal para equipos de 4 a 50 personas

2. Sowo

espacios coworking barcelona sowo oficina privada

Laura y Miriam, hermanas y responsables de Sowo, no dudaron en reformar un piso del Eixample de 600m2 para darle un giro de 360º y convertirlo en uno de los coworking de Barcelona más acogedores. ¿Lo mejor? La luz natural, que se cuela por sus enormes ventanales para inundar cada rincón de este bonito lugar de trabajo.

Además, disponen de distintos espacios para reunirse y hacer todo tipo de brainstormings. Lo reconocemos, su oficina para 6 personas con un pequeño balcón es una de nuestras preferidas en Barcelona. Si lo que buscas es un ambiente familiar y tranquilo, este es tu lugar. Como ellas dicen, “hay vida más allá del work en nuestro cowork”. Ver más información.

  • Localización: Eixample Esquerra
  • Precio: desde 250€ /persona al mes
  • Oficinas privadas: ideal para equipos de 3 a 30 personas

3. Collective

espacios coworking barcelona collective terraza on vistas

¿A quién no le gustaría trabajar en pleno Paseo de Gracia? ¿Y si, además, te decimos que tiene una de las mejores terrazas? Las tres armas de Collective son simples pero claras: precio, localización y vistas (más bien, ¡vistazas!). Si no te lo crees, entra en el link de más abajo y deléitate con la panorámica.

Puedes ir a pasar el día trabajando, contratar una flex desk o alquilar una oficina privada para todo tu equipo. Sea lo que sea lo que necesites, en Collective encontrarás lo que estás buscando. Ver más información.

  • Localización: Paseo de Gracia
  • Precio: desde 250€/persona al mes
  • Oficinas privadas: ideal para equipos de 3 a 30 personas

4. MG Coworking

espacios coworking barcelona mg coworking zona de trabajo comun

Bienvenidos al rey de la funcionalidad y la calidad-precio. MG Coworking cuenta con 5 edificios repartidos por todo Barcelona a un precio casi imbatible. Podríamos decir que es el garaje startupero llevado al coworking. Todos sus espacios cuentan con salas de reunión, comedor, servicios de impresora y sillas ergonómicas (¡lo agradeces y lo sabes!).

A esto hay que sumarle todo lo que ya sabes – contrato sin permanencia, asistencia 24 horas, servicio de limpieza incluido y demás ventajas de las oficinas flexibles. Sin lugar a dudas, estamos ante una de las opciones más recomendables en la ciudad. Tú solo tienes que elegir el dónde. Ver más información.

  • Localización: Ciutat Vella, Eixample Dreta y Eixample Esquerra
  • Precio: desde 90€/persona al mes
  • Oficinas privadas: ideal para equipos de 2 a 45 personas

5. DepotLab

espacios coworking barcelona depotlab zona común con sofas

Adaptabilidad, adaptabilidad y adaptabilidad. Esto es lo que consigue DepotLab con las empresas que se encuentran ubicadas en su espacio de coworking en Barcelona. Y no es para menos ya que Deborah, responsable del espacio, es una crack cuando se trata de entender lo que tu empresa necesita. ¿Que creces? No te preocupes, ella te adapta el espacio para que tú te centres en lo importante, tu negocio.

Depotlab dispone de 2 edificios en Barcelona, uno situado en la calle Bruc y otro en Joanic. Esta es la opción ideal para startups que acaban de empezar y buscan máxima flexibilidad. Además, sus oficinas privadas están perfectamente diseñadas para que no te falte de nada. Ver más información.

  • Localización: Eixample Dreta y Gracia
  • Precio: desde 200€/persona al mes
  • Oficinas privadas: ideal para equipos de 4 a 40 personas

6. Talent Garden

espacios coworking barcelona talent-garden-poblenou-zona comun

Otro de los grandes operadores de Europa aterriza en Barcelona. Lo hace en el famoso barrio tecnológico 22@, en Poblenou, y cerquita de la playa. En Talent Garden, más que como un espacio, se definen como una comunidad. El campus tiene 4.000m2 distribuidos en 4 plantas y puede alojar hasta a 300 miembros, ¡ahí es nada!

¿Otras ventajas? Acceso a las formaciones de su Innovation School y a cualquiera de sus 26 campus en 8 países. Y si te gusta el olor a nuevo (¿a quién no?) este es tu espacio porque, literalmente, lo acaban de abrir. ¡Aprovéchate! Ver más información.

  • Localización: Poblenou
  • Precio: desde 300€/persona al mes
  • Oficinas privadas:  ideal para equipos de 2 a 20 personas

7. MyHq

espacios coworking barcelona myhq mesa de trabajo

Os presentamos el apartahotel de las oficinas flexibles. MyHq plantea un concepto rompedor, aunando lo mejor de los dos mundos: si lo que te interesa es la privacidad de una oficina tradicional pero con la flexibilidad de un coworking, este es tu espacio. Este grupo ha diseñado 6 oficinas totalmente privadas y equipadas para que no eches nada en falta y, prácticamente, puedas mudarte de un día para otro.

Todas tienen su propia sala de reuniones, lavabo y cocina con comedor para que puedas mantener la intimidad que tanto buscas sin renunciar a la flexibilidad que tu empresa necesita. ¿Lo que más nos gusta? Su diseño industrial y su precio. Ver más información.

  • Localización: Poblenou
  • Precio: desde 230€/persona al mes
  • Oficinas privadas: ideal para equipos de 8 a 20 personas

8. Impact Hub

espacios coworking barcelona impact-hub-terraza

Tal como su nombre indica y como sus fundadores pregonan, este espacio de coworking en Barcelona es el “hogar de los innovadores, los soñadores y los emprendedores que están creando soluciones tangibles para los problemas más urgentes del mundo”. ¡¿Dónde hay que firmar, Impact Hub?!

Pese a que acaban de abrir sus puertas en la ciudad, esta red global está presente en más de 50 países y cuenta con más de 16.000 miembros; ¡casi nada! Los encontraréis en Poblenou, muy cerca del mar, así que os recomendamos que os paséis a visitar el espacio y os toméis un café en su espectacular terraza. Ver más información.

9. Factory 103

espacios coworking barcelona factory103-sala-industrial

En plena calle Mallorca se encuentra este regalo para la vista. En Factory 103 disponen tanto de oficinas privadas como de espacios en abierto. Aparte, acaban de inaugurar una espectacular terraza de más de 200m2 para hacer las delicias de los coworkers; no está nada mal, ¿no?

Un lugar donde crear, inspirarse, compartir, innovar, crecer y divertirse. El área principal es una sala de diseño que fusiona actitud y comodidad, ideal para trabajar en un sitio distinto, jugar al ping-pong, tomarte un café u organizar tu evento. No nos extendemos más porque una imagen vale más que mil palabras… Ver más información.

  • Localización: Eixample Esquerra
  • Precio: desde 280€/persona al mes
  • Oficinas privadas: ideal para equipos de  2 a 25 personas

10. Coworking Platón

coworkiespacios coworking barcelona platon-diagonal-497-oficina-privada-5-personas-despacho

Acabamos con un centro atípico pero que nos encanta. Alberto, responsable de Coworking Platón, ha conseguido reformar 3 plantas en distintos puntos clave de la ciudad (Muntaner, Diagonal y Balmes) para convertirlos en oficinas privadas. Eso sí, aquí los espacios comunes, tal como cocina o salas de reuniones, se comparten.

¿Por qué? Porque ya sabemos que la interacción favorece el intercambio de ideas e impulsa la creatividad, una de las muchas ventajas del coworking. Sus oficinas disponen de muchísima luz natural y son superamplias. Sin lugar a dudas, una solución ganadora para todas las empresas que busquen tranquilidad sin dejar de lado aquellos pequeños detalles que marcan la diferencia. Ver más información.

  • Localización: Sarrià-Sant Gervasi
  • Precio: desde 180€/persona al mes
  • Oficinas privadas: ideal para equipos de  2 a 12 personas

Horario flexible: una alternativa que se convierte en norma

Horario flexible: una alternativa que se convierte en norma


horario flexible mesa con ordenador mac iphone y reloj de pulsera negro

Son tiempos de cambio y el horario flexible va abriéndose paso con firmeza. En este artículo ya ahondamos en las ventajas de la flexibilidad horaria y cómo ésta puede aumentar la productividad de tu empresa. Hoy, rebobinamos para repasar la evolución del sistema laboral hasta llegar a nuestros días y analizamos cómo embarcarnos en la transición hacia este futuro inminente.

¿A qué hora empieza tu jornada de trabajo mañana? ¿Cuánto tiempo tienes para comer? Son las típicas preguntas que escuchamos a diario -y que nos hacemos a nosotros mismos cuando nos replanteamos nuestra existencia (laboral)- pero ¿alguna vez te has parado a pensar de dónde viene el horario de 8 horas diarias o el concepto “9 to 5”?

La jornada laboral de 8 horas surgió a finales de la Primera Revolución Industrial. Su promotor fue el empresario textil irlandés Robert Owens con su famosa norma “888 rule”. El eslogan dictaba 8 horas de trabajo, 8 horas de recreación y 8 horas para dormir. Pero no fue hasta 1914 cuando la compañía Ford se encargó de popularizar la medida con su sistema “9 to 5”. Y aquí estamos, trabajando de igual forma 100 años más tarde.

Un sistema laboral intacto desde 1914

¿Por qué esta fórmula funcionó tan bien? En 1914 se empleaba la fabricación en cadena o fordismo, una forma de producción donde cada trabajador tenía una función específica y especializada en máquinas desarrolladas. De este modo, si un solo trabajador fallaba, todo el equipo se veía perjudicado pues si un “paso” en la cadena de producción no tenía lugar, el producto no se podía fabricar. 

Además, la cantidad de stock generado dependía directamente de la cantidad de horas que estuvieras delante de la máquina: X horas trabajadas = X productos producidos. Si se aumentaba el número de horas de trabajo, la producción aumentaba de igual manera: 2X horas trabajadas = 2X productos producidos.

¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?

¿Pero qué pasa hoy en día? Pues que ni trabajamos en cadena, ni la productividad depende de la cantidad de horas que uno le dedique a su trabajo. Las máquinas son ahora más sofisticadas y mucha mano de obra ha sido reemplazada. La robótica y la inteligencia artificial han concretado grandes avances, haciendo de este mundo un lugar muy diferente al de Owens. Hoy en día se valoran otras cualidades en los trabajadores. Entre ellas, la creatividad o sus capacidades de invención e innovación. 

Por otra parte, las telecomunicaciones de hoy permiten conexión inmediata a través de internet y diversos dispositivos electrónicos. De este modo, el trabajador no tiene que tener presencia física constante en la oficina. Las organizaciones han ido reemplazando poco a poco las jornadas de 8 horas por un horario más flexible focalizado en el cumplimientos de objetivos. Así, el modelo de trabajo híbrido gana cada vez más simpatizantes. 

Sin ir más lejos, Apple y Facebook anunciaban recientemente que adoptarán este sistema para siempre. El tiempo ya no depende del “presencialismo” o del cumplimiento de unas horas determinadas sino que se establecen lapsos de entrega. En otras palabras, el enfoque está en la eficiencia y la productividad se mide en metas logradas.

La transición hacia el horario flexible

Sobre estas bases -y por las muchas ventajas del horario flexible– radica el hecho de que, cada vez más, se adopte este sistema. La plantilla puede asistir a la oficina para reuniones puntuales o para completar alguna tarea específica, pero no debe personarse de forma sistemática. Dicho de otro modo: “ir por ir”. El equipo podría hacer uso del espacio un par de días a la semana. Y tampoco debería cumplir necesariamente con las 8 horas; podrían ser menos o, incluso, más. 

El resto del tiempo se admite la modalidad remota. Es decir, el empleado trabaja desde casa y se comunica permanentemente por la vías acordadas en la empresa. Esta forma de trabajo flexible responde a las nuevas dinámicas sociales y empresariales. Además de estar funcionando bien, esta metodología ha ido ganando aceptación. 

Es cierto que hay mucha reticencia al cambio, especialmente entre empleados y empresarios de ciertas generaciones. Pero estamos ante una metamorfosis sin marcha atrás y que viene pisándonos los talones. También es verdad que el horario flexible no es aplicable a todos los sectores. Sigue habiendo fábricas, por ejemplo, donde solo funcionan las jornadas laborales con horarios rígidos. Sin embargo, creemos que esas realidades irán transformándose más temprano que tarde. Y tú, ¿estás listo para el cambio?

El trabajo híbrido y las claves para transformar tu empresa

El trabajo híbrido y las claves para transformar tu empresa


trabajo híbrido sitandplug mano de mujer esribiendo sobre agenda blanca

No cabe la menor duda de que el Covid ha cambiado nuestra manera de trabajar. Hemos vivido el mayor experimento de trabajo en remoto de nuestra historia y los resultados han sido más que sorprendentes. Por un lado, nos hemos dado cuenta de que no hace falta estar en la oficina de lunes a viernes de 9:00h a 18:00h para ser productivos.

Por otro, se ha atendido a la histórica petición de los trabajadores de “¿para qué tengo que ir siempre al mismo lugar a trabajar si lo puedo hacer desde casa?” que, a su vez, ha hecho tambalear el modelo tradicional de oficina.

Pero, aún con todo esto, se ha observado que la oficina continúa siendo importante para fomentar la relación entre trabajador y compañía. Un reciente estudio de la consultora KPMG revela que un 35% de los trabajadores ha visto mermado su nivel de compromiso con su empresa. Otra cifra  importante: un 49% de los encuestados confiesa que trabajar desde casa ha perjudicado su salud mental.

Como consecuencia, según la última encuesta realizada por Gartner, el 74% de los directores financieros planean tener parte de la plantilla en remoto y 4 de cada 5 empresas consideran aplicar políticas de trabajo flexible una vez volvamos a la “normalidad”.

¿El resultado? Aquellas oficinas donde antes se respiraba energía y que eran el centro neurálgico de toda actividad empresarial son ahora espacios vacíos y desolados. Esto pone de manifiesto, una vez más, la ineficiencia de las oficinas tradicionales porque:

Contras de la oficina tradicional

  • Son espacios no adaptables: Las empresas evolucionan con nuevas formas de trabajo, no así sus oficinas. En consecuencia, los espacios de trabajo no están optimizados al 100%.
  • Suponen un coste fijo: El alquiler de una oficina tradicional supone un coste invariable para la compañía. El precio del arrendamiento es inalterable durante el periodo del contrato, lo que se traduce en una gran vulnerabilidad ante cambios de tamaño o escenario.
  • Los contratos son rígidos: Poca libertad y margen de maniobra, especialmente en tiempos de incertidumbre como los que transcurren, debido a convenios muy largos (de 3 a 5 años).

Esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿cómo podemos flexibilizar el concepto de oficina para adaptarlo a este nuevo modelo de trabajo? La solución la encontramos en el transporte aéreo y su modelo hub-and-spoke (también conocido como “red estrella”), impulsado por Delta Airlines en la década de los 50 pero popularizado por FedEx a principios de los años 70. 

Se trata de un sistema de transporte que consiste en concentrar el tráfico en determinadas ciudades (hubs) que se encargan de enlazar con otros aeropuertos de menor capacidad (spokes). Un modelo centralizado que permite reducir el número de rutas para comunicar los aeropuertos entre sí. 

que es trabajo híbrido modelo sit and plug esquema red trabajadores

Aplicado a oficinas y mercado inmobiliario comercial, consistiría en tener una oficina central que actúa como núcleo de una red de trabajadores más segregada. A diferencia de una oficina tradicional, donde la totalidad de la plantilla de concentra en un único espacio los 5 días a la semana en una franja horaria fija, el modelo de trabajo híbrido propone un aparejo de empleados más distribuido y una oficina central que actúa únicamente como núcleo de todos esos espacios. 

Así, este espacio central (hub) se convierte en un lugar para incentivar la comunicación y el trabajo en equipo -porque ya sabemos que la interacción entre personas conduce a la innovación- y aparecen una serie de espacios (spokes), tales como home office, oficinas satélites o coworkings (debajo de tu casa o al lado del colegio de tu hija) que son los espacios perfectos para desarrollar tu actividad empresarial con mayor libertad.

De esta manera, la “oficina central”, eje fundamental del sistema, cede metros cuadrados en beneficio de otros espacios donde el trabajador pueda ser igual o más productivo que en el modelo tradicional. Este sistema presenta algunas ventajas clave:

3 beneficios directos del trabajo híbrido

  • Menos costes de oficina: Si tu red de empleados está más distribuida necesitas menos metros cuadrados alquilados en en el centro de la ciudad, por lo que el coste se reduce.
  • Mayor productividad: El empleado disfruta de espacios más cercanos, menos desplazamientos y más opciones donde trabajar, viéndose impactado positivamente su rendimiento.
  • Estrechar la cultura empresarial: Se incrementa la satisfacción del empleado en su puestp de trabajo sin que su compromiso con la compañía se vea mermado.

En este contexto, las oficinas flexibles son el perfecto aliado para adoptar este modelo de trabajo híbrido. ¿Por qué? Entre las ventajas del “space as a sevice” están los contratos flexibles, que permiten firmar por hasta un año y admiten que si el equipo crece, la oficina lo haga de igual forma, y que tienen “Todo Incluido”, desde los suministros básicos hasta la limpieza, seguros y mantenimiento.

Aparte, los espacios están “ready to go”, o sea, listos para ser ocupados de un día para otro con 0 inversión inicial y sin reforma alguna para que tú te despreocupes de estas minucias y puedas centrarte en tu negocio. Desde sitandplug queremos ser tu aliado para reformular tu oficina tradicional en 3 pasos:

Lo que sitandplug puede hacer por ti

  • Te decimos qué tipo de espacio necesitas: Nuestro modelo detecta cuantos metros cuadrados necesita tu empresa con el fin de optimizar cada euro.
  • Proponemos los espacios que mejor te encajan: Desde coworkings a serviced office. Disponemos de más de mil oficinas para alquilar en formato flexible. ¡Encontraremos la perfecta para ti!
  • Minimiza el riesgo con nuestro software: Reserva tu mesa o espacio de trabajo a través de nuestra tecnología y evita así cualquier contratiempo.

¡Pide ya una evaluación de tu oficina ideal de forma gratuita!

¿Flex, shared, serviced? Tipos de oficina flexible y todo lo que debes saber

¿Flex, shared, serviced? Tipos de oficina flexible y todo lo que debes saber

 


tipos de oficina flexible coworking barcelona mac sobre una mesa con vistas cristalera y una palmera

Estás oyendo hablar cada vez más y mejor de los espacios de coworking y los diferentes tipos de oficina flexible. Estas tendencias no han parado de crecer y llevan en auge algunos años ya. Cada vez son más las empresas que optan por esta opción y la razón es simple: ¡porque funciona! 

La dinámica laboral ha cambiado y con ella las necesidades de empresarios y trabajadores. Es ahí donde interviene el space as a service” para cubrir las necesidades de esta “nueva normalidad”. Olvídate de los contratos convencionales de quince años y alquila una oficina en cuestión de horas por tan solo un par de meses.

La productividad ha dejado de relacionarse con la cantidad de horas que se pasan frente al ordenador (o efecto “calientasilla”) para medirse en función de los objetivos cumplidos en un tiempo determinado. Unido a ello, la tecnología permite la modalidad de trabajo remoto, siendo innecesario que el empleado se persone en la oficina todos los días. 

Muchas empresas prefieren, incluso, disponer de un espacio listo y con contrato corto para, únicamente, hacer reuniones “ad hoc” en torno a determinados proyectos. Con el fin de cubrir todas estas necesidades, en sitandplug ofrecemos tres tipos de oficinas flexibles:

Flex office

Se trata de una oficina totalmente privada que forma parte de un centro de coworking o business center. Su característica principal es que las áreas comunes se comparten con otras empresas. Entre ellas, la sala de reuniones, el salón de eventos, la recepción o la cocina. Y esto es, sin duda, una gran ventaja: estos espacios de encuentro, interacción e integración con otras empresas dan lugar a oportunidades de networking y alianzas profesionales importantes. Contribuye, a su vez, al desarrollo de la innovación y la creatividad de los equipos, tan cruciales para organizaciones y trabajadores actuales. 

  • Duración del contrato: A partir de 1 mes
  • Capacidad: 1-20 personas

Shared office

Las shared offices se comparten con otras empresas. Se trata de adquirir una suerte de membresía por desk (escritorio) o puesto de trabajo. En estos espacios se refuerza el valor de trabajar en comunidad, brindar colaboración y realzar el sentido de pertenencia. Este tipo de oficina flexible funciona muy bien si la empresa se plantea lograr estos objetivos, integrar esta filosofía como pilar de su cultura corporativa o considera que esos valores ya son parte de su fortaleza. ¡Ya te dijimos que los beneficios de coworking son muchos!

  • Duración del contrato: A partir de 3 meses
  • Capacidad: 1-10 personas

Serviced office

Es una oficina completamente privada, manejada por un tercero. Aquí se proveen todos los servicios y requerimientos que la empresa en cuestión necesite. Un espacio solo para tu negocio y “a medida”, adaptada por completo a tus intereses. El pago de la cuota se hace mensualmente, todo incluido en una misma factura. Este tipo de oficina flexible es ideal para quienes desean espacios privados para trabajar y así concentrarse plenamente en el desarrollo de su propia marca. Sus pros son innumerables y de gran valor, incidiendo positivamente en el cumplimiento de metas organizacionales. ¿Te animas a instalar tu oficina flexible en Barcelona?

  • Duración del contrato: A partir de 1 año
  • Capacidad: +20 personas
 

Oficina flexible o alquiler tradicional, ¿cuál elegir?

Oficina flexible o alquiler tradicional, ¿cuál elegir?


oficina flexible coworking barcelona sillon verde sillon gris con lampara negra

Escoger tu oficina es una decisión demasiado importante como para dejarla al azar. Debes considerar todos los aspectos. Ten en cuenta que será el espacio donde se gestarán tus productos o servicios y donde las personas trabajarán en equipo para lograr las metas que la empresa se plantee. Es crucial seleccionar el lugar idóneo, que facilite los procesos y donde todos se sientan cómodos. 

El objetivo de sitandplug es ayudarte a encontrar la solución definitiva que más te beneficie. Por eso, te contamos a continuación la verdad y nada más que la verdad, sin tapujos ni trapos sucios, sobre la oficina flexible y el alquiler tradicional (que también tiene sus pros) para que así puedas comparar objetivamente. Revisa sus respectivas ventajas y desventajas, plantea cuál se ajusta mejor a tu modelo de empresa y si no sabes por qué opción decantarte, contáctanos y despejaremos todas tus dudas.

Oficina tradicional

  1. Este sector inmobiliario se enfoca en ofrecer contratos muy largos, con el fin de asegurar un mismo cliente por extensos periodos de tiempo. Si las necesidades del ocupante cambian, no es mucho lo que puede hacer más que esperar a que venza el plazo. Esto podría traducirse en pérdidas para la empresa.                                                                                             
  2. No se pueden plantear grandes cambios en el personal. La infraestructura está hecha para un número determinado de empleados y si la plantilla necesita crecer, esto sería una gran limitación.                                                                                       
  3. Tendrás más control sobre los costes porque serás tú quien gestione y tome las decisiones en todo lo referente al espacio, desde el mobiliario y el material de oficina hasta los suministros y servicios de limpieza, por ejemplo.                                                                                                            
  4. Gozarás de más intimidad, sin duda. Si quieres un espacio totalmente privado, esta opción es ideal para ti. Podrías hacer algunas reformas a tu gusto, logrando que cada quien tenga un espacio individual de trabajo, reservando las áreas comunes para la interacción.                                                                                                                                                                                                    
  5. Debes pensar en la estabilidad de tu empresa. Si esta tiene asegurada su existencia de cinco a diez años, entonces valdría la pena considerar un alquiler tradicional. De no tener garantía sobre esto, bien porque tu empresa es una startup o un proyecto incipiente, podrías arriesgarte a tener serios problemas en el futuro para terminar el contrato antes de lo establecido.                                                                                                                       
  6. Se requiere una inversión inicial, siendo mayor el cost office a largo plazo. Las oficinas tradicionales no vienen con todo incluido, por lo que el inquilino u ocupante deberá encargarse de equiparla y dejarla lista según sus necesidades e intereses.

Oficina flexible

  1. Tu contrato de alquiler será flexible, sin permanencia mínima ni cláusulas restrictivas. Es la opción idónea para startups, empresas en crecimiento o en procesos de expansión internacional. Viene bien cuando no se tiene completa certeza de su futuro. Let’s try!                                                                                                                           
  2. Operan en un mercado VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo), supliendo las necesidades de un mundo empresarial que, hoy por hoy, es cambiante, acelerado y no tiene apenas garantías. Si tu empresa se mueve en este entorno inestable y etéreo, decantarte por una oficina flexible será lo mejor.                                                                                              
  3. La movilidad entre oficinas se acelera y el traspaso de un lugar de trabajo a otro se facilita. Para un alquiler tradicional, este proceso puede llegar a tardar entre tres y seis meses. Tratándose de una oficina flexible, en tan solo 24 o 48 horas tendrás un espacio absolutamente equipado, listo para que puedas empezar a trabajar asap.                                                                                                          
  4. El perfil de empresa que busca este tipo de espacio desea, a la vez, poder compartir y crear sinergias con otras compañías. En una oficina flexible es muy fácil conseguirlo y, además, conveniente. Los encuestados en la última “Global Coworking Survey” aseguran obtener más ingresos desde que trabajan en un coworking, fruto de estas interacciones y alianzas con otras empresas.                                                                        
  5. Decantarse por una oficina flexible es ideal cuando no hay capitales importantes para invertir en mobiliario, reformas y obras de gran envergadura. Aparte, te permite dejar en manos de terceros el servicio de office manager para así, a su vez, ahorrar en personal de la empresa.                                                                                                                                                                                 
  6. ¿El beneficio de no tener que preocuparse por nada? Un aumento de la productividad. Las empresas pueden enfocarse en sus metas organizacionales, dejando en manos de terceros los asuntos relacionados con la gestión del espacio y el personal.

Beneficios de los Coworking / Oficinas Flexibles

5 beneficios de los coworking


beneficios coworking barcelona oficina compartida techos altos gente trabajando en ordenador sobre mesa de madera

Las oficinas flexibles o coworking están diseñadas para ser tan dinámicas como las personas que las utilizan. Ofrecen tal flexibilidad y servicios de valor añadido que, a simple vista, no se parecen a una oficina tradicional. Y es que son varias las diferencias con un lugar de trabajo al uso. 

Podríamos crear un listado interminable sobre los beneficios del coworking pero en sitandplug lo que nos mueve es hacerte la vida más fácil (empezando por la búsqueda de tu oficina ideal). Por eso hemos compilado bajo estas líneas las cinco ventajas clave de trabajar en un espacio flexible. Lo decimos nosotros y lo avalan los últimos estudios y hallazgos del sector.

1. ¡Ganarás más!

Puede sonar a cliché, pero nada más lejos de la realidad. El 74% de los encuestados en la última “Global Coworking Survey” reconoce haber cerrado al menos un acuerdo con otros miembros. La mitad asegura tener más ingresos desde que trabaja en un coworking. A más interacciones, más oportunidades de proyecto y, por ende, más ganancias; ¡matemática pura!

2. Mayor productividad

Te despiertas por la mañana con la determinación de acabar el proyecto que tenías planeado. Desayunas, enciendes el ordenador y, de repente, te llama tu pareja para escoger el próximo destino de vacaciones, tu vecino decide poner la música a tope y un comercial llama a tu puerta. Al final te dan las 12:00 sin haber tachado nada de tu lista de quehaceres. 

¿Te resulta familiar? Pues bien, a un coworking se va a trabajar y así lo entienden los “coworkers” que, al igual que tú y aunque siempre hay espacio para socializar, buscan un lugar en el que concentrarse. De hecho, y de nuevo refiriéndonos a la encuesta anterior, un 68% afirma ser más productivo trabajando en una oficina compartida que desde casa. ¡Otro de los beneficios del coworking!

3. Adiós a la soledad

Volvemos a hablar de ganancias, pero en esta ocasión van mucho más allá de los números. Ya comentábamos la alta tasa de interacción entre aquellos que comparten o coinciden en un coworking, favoreciendo así el intercambio de ideas y conocimiento. Aparte del impacto que esto pueda tener a nivel profesional, teniendo en cuenta que un coworker se relaciona con una media de 5 personas al día, destacan desde Deskmag, el sentimiento de pertenencia a una comunidad conforma un gran componente personal y emocional; ¡compartir es vivir!

También alucinarás con la cantidad de charlas, cursos, talleres y actividades deportivas (cervezas afterwork también) que tienen lugar en los distintos coworking de tu ciudad. Estos eventos son de gran utilidad, además, para hacer networking y ampliar tu red de contactos.

4. Separa lo personal

Los beneficios del coworking también pueden favorecer nuestra saludNo separar lo personal de lo profesional o no lograr la conciliación familiar puede causar depresión, sobrepeso derivado y tristeza crónica. Un análisis reciente reporta que el 42% de quienes trabajan desde casa tiene problemas de sueño y se despiertan varias veces por la noche, frente al 29% de aquellos que trabajan fuera de casa. 

El estrés laboral aumenta en un 50% el riesgo de enfermedad cardíaca así que como dice el refranero popular: “¡mejor prevenir que curar!”. No por nada se prevé que los espacios de coworking representen en 2030 un 30% del total de oficinas en nuestro país.

5. Ser más feliz

¿No os pasa que aquellos días en los que cumplís vuestros objetivos y además habéis estado charlando un rato con amigos o compañeros llegáis a casa más contentos? A nosotros sí nos sucede. ¿Y si tras decidir trabajar desde un coworking te sientes más feliz? Sobre esta materia no tenemos estudios, pero lo que sabemos seguro es que por probar no pasa nada. Y si el primer día es gratis, entonces, ¿por qué no? Si te animas, contáctanos.