oficina flexible coworking barcelona sillon verde sillon gris con lampara negra

Oficina flexible o alquiler tradicional, ¿cuál elegir?

Oficina flexible o alquiler tradicional, ¿cuál elegir?


oficina flexible coworking barcelona sillon verde sillon gris con lampara negra

Escoger tu oficina es una decisión demasiado importante como para dejarla al azar. Debes considerar todos los aspectos. Ten en cuenta que será el espacio donde se gestarán tus productos o servicios y donde las personas trabajarán en equipo para lograr las metas que la empresa se plantee. Es crucial seleccionar el lugar idóneo, que facilite los procesos y donde todos se sientan cómodos. 

El objetivo de sitandplug es ayudarte a encontrar la solución definitiva que más te beneficie. Por eso, te contamos a continuación la verdad y nada más que la verdad, sin tapujos ni trapos sucios, sobre la oficina flexible y el alquiler tradicional (que también tiene sus pros) para que así puedas comparar objetivamente. Revisa sus respectivas ventajas y desventajas, plantea cuál se ajusta mejor a tu modelo de empresa y si no sabes por qué opción decantarte, contáctanos y despejaremos todas tus dudas.

Oficina tradicional

  1. Este sector inmobiliario se enfoca en ofrecer contratos muy largos, con el fin de asegurar un mismo cliente por extensos periodos de tiempo. Si las necesidades del ocupante cambian, no es mucho lo que puede hacer más que esperar a que venza el plazo. Esto podría traducirse en pérdidas para la empresa.                                                                                             
  2. No se pueden plantear grandes cambios en el personal. La infraestructura está hecha para un número determinado de empleados y si la plantilla necesita crecer, esto sería una gran limitación.                                                                                       
  3. Tendrás más control sobre los costes porque serás tú quien gestione y tome las decisiones en todo lo referente al espacio, desde el mobiliario y el material de oficina hasta los suministros y servicios de limpieza, por ejemplo.                                                                                                            
  4. Gozarás de más intimidad, sin duda. Si quieres un espacio totalmente privado, esta opción es ideal para ti. Podrías hacer algunas reformas a tu gusto, logrando que cada quien tenga un espacio individual de trabajo, reservando las áreas comunes para la interacción.                                                                                                                                                                                                    
  5. Debes pensar en la estabilidad de tu empresa. Si esta tiene asegurada su existencia de cinco a diez años, entonces valdría la pena considerar un alquiler tradicional. De no tener garantía sobre esto, bien porque tu empresa es una startup o un proyecto incipiente, podrías arriesgarte a tener serios problemas en el futuro para terminar el contrato antes de lo establecido.                                                                                                                       
  6. Se requiere una inversión inicial, siendo mayor el cost office a largo plazo. Las oficinas tradicionales no vienen con todo incluido, por lo que el inquilino u ocupante deberá encargarse de equiparla y dejarla lista según sus necesidades e intereses.

Oficina flexible

  1. Tu contrato de alquiler será flexible, sin permanencia mínima ni cláusulas restrictivas. Es la opción idónea para startups, empresas en crecimiento o en procesos de expansión internacional. Viene bien cuando no se tiene completa certeza de su futuro. Let’s try!                                                                                                                           
  2. Operan en un mercado VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo), supliendo las necesidades de un mundo empresarial que, hoy por hoy, es cambiante, acelerado y no tiene apenas garantías. Si tu empresa se mueve en este entorno inestable y etéreo, decantarte por una oficina flexible será lo mejor.                                                                                              
  3. La movilidad entre oficinas se acelera y el traspaso de un lugar de trabajo a otro se facilita. Para un alquiler tradicional, este proceso puede llegar a tardar entre tres y seis meses. Tratándose de una oficina flexible, en tan solo 24 o 48 horas tendrás un espacio absolutamente equipado, listo para que puedas empezar a trabajar asap.                                                                                                          
  4. El perfil de empresa que busca este tipo de espacio desea, a la vez, poder compartir y crear sinergias con otras compañías. En una oficina flexible es muy fácil conseguirlo y, además, conveniente. Los encuestados en la última “Global Coworking Survey” aseguran obtener más ingresos desde que trabajan en un coworking, fruto de estas interacciones y alianzas con otras empresas.                                                                        
  5. Decantarse por una oficina flexible es ideal cuando no hay capitales importantes para invertir en mobiliario, reformas y obras de gran envergadura. Aparte, te permite dejar en manos de terceros el servicio de office manager para así, a su vez, ahorrar en personal de la empresa.                                                                                                                                                                                 
  6. ¿El beneficio de no tener que preocuparse por nada? Un aumento de la productividad. Las empresas pueden enfocarse en sus metas organizacionales, dejando en manos de terceros los asuntos relacionados con la gestión del espacio y el personal.